Querida mujer

QUERIDA MUJER Feminismo, Machismo, Entrega y Amor

  |   amor, pareja, sexualidad, tantra   |   Sin comentarios

QUERIDA MUJER,

Quiero entregarme a ti. Quiero dedicar mi vida a servirte.

Respetando a tu Ser que es lo que más amo. Para que seas tan feliz como te puedas imaginar. ¿O más? ¡Lo intentaré!

Por suerte he aprendido que para conseguirlo, lo más importante es la libertad. Tu libertad. Haz, lo que quieras, ve con quien quieras, quiéreme como quieras. Yo, al estar contigo, seré feliz.

Por supuesto prefiero que estés conmigo, porque así disfrutaré de tu presencia, y te podré cuidar.

Para cuidarte bien a ti, me cuidaré a mí. Haré todo lo posible para estar sano, fuerte y guapo. Para que te sientas orgullosa de mí. Para que me mires y me desees, y me quieras para ti, con toda mi fuerza y todo tu amor. Para hacer el amor siempre de una manera diferente.

Y explorar el placer sin más límites que los que tu quieras, y jugar con ellos, para que el juego sea siempre apasionante.

Te tocaré, disfrutando del regalo que me haces al dejarme hacerlo. Y también te tocaré para que te guste a ti, disfrutando de servirte, mi amor. Solo tienes que decirme cómo quieres que lo haga, y si no lo haces, observaré cuál es tu reacción, y veré si te gusta o no, y así iré aprendiendo a tocarte cada vez mejor, y desarrollando cada vez más tu capacidad para sentir placer. Para que te vuelvas loca de placer y de amor. Y cuando digo tocarte, quiero decir: acariciarte, abrazarte, besarte, masajearte, comerte o azotarte. Lo que más quieras en cada momento. Ya nos conocemos, y sabemos que el consenso se renueva a cada momento, como el respeto por la libertad del otro.

Me gustaría vivir contigo, para tener más tiempo juntos, ser una familia, y poder cuidarte mucho más. Así podrás dedicarte a tu trabajo por completo, sin que tengas otras obligaciones, y entregarte a él para conseguir mejores resultados. ¡Eres muy buena! Si yo te apoyo, quizás puedas obtener aún mejores resultados.

Tendré nuestro nido de amor ordenado, limpio y confortable, para ti cariño. Para nosotros. Será un placer dedicarme a ello, para que cuando vengas de trabajar no tengas otra cosa que hacer que disfrutar y descansar. ¿Hacemos el amor? ¿Un masaje? ¿Nos contamos cómo ha ido?¿No reímos con chismorreos? ¿Vemos una peli? ¿Simplemente descansar? Yo lo tendré todo preparado.

Cocinaré lo que más te guste, y si no me dices qué quieres, te sorprenderé con delicias que te harán llorar de gusto. ¡¡Ya verás!!

Me encargaré de comprar todo: comida, las cosas de la casa, y, si quieres, hasta tu ropa. Aunque creo que eso ya no lo querrás… 😉

Por supuesto, yo me encargo de: pagos, trámites, y el mantenimiento de la casa: electricidad, fontanería, e incluso pequeñas reformas. ¡Soy un manitas!

También puedo organizar nuestros días de fiesta, vacaciones, reservas y viajes. Claaro, todo lo hablamos primero para hacer siempre lo que tu quieras. Yo seré feliz con ello.

Si lo encuentras aburrido porque parezco el “hombre perfecto”…, no te preocupes, seré tan “malo” como tu necesites, y te sentirás tan “zorra” como seas capaz de permitirte. Yo te acompañaré y estaré a tu lado mi amor.

Mi intención es estar siempre contigo, pero si por la razón que sea: (Aburrimiento, te enamoras de otro, de repente no soportas mi olor, me pongo enfermo, etc.) no te preocupes por mí. Tengo claro que mi entrega a ti es mi libertad, y la utilizaré siempre para mi propia felicidad. Siendo consciente de ello, no seré dependiente de ti, por lo que no te sentirás mal por mi jamás, pase lo que pase. Mi felicidad es mi responsabilidad. Y si dado el caso terminara nuestra relación, siempre estaría dispuesto a hacerlo fácil para ti, y podría ser tu amigo o simplemente alejarme de ti.

¿Por qué? Dada mi experiencia, creo que ya estoy preparado para entregarme a una causa. Hasta hoy he ido siempre buscando aquí y allá, en el amor y en el trabajo. Tu eres la mejor causa que he conocido hasta hoy y con esta, si tu quieres, me quedaré.

Te lo quiero dejar bien claro. Mi entrega total a ti es por mí. Tu no me deberás nunca nada. Yo estaré siempre entregado a ti por puro egoísmo, bajo mi responsabilidad y siempre que tu quieras. ¡Faltaría más! ¿Puede haber algo más sagrado que tu libertad? El amor que siento contigo, el amor de verdad, no puede existir sin ella.

Muchas gracias por escucharme y darme una respuesta. Sea cual sea, te quiero. ¡Mucho!

Jordi Oller

Para cualquier tema relacionado con la sexualidad que quieras tratar en privado, no dudes en CONTACTAR

Sin comentarios

Publicar comentario

7 + 2 =