Control de la Eyaculación Precoz en Hombres, Psicología y Miedos -

Control de la Eyaculación, Psicología y Miedos

  |   placer, salud, sexualidad, Terapia   |   Sin comentarios

El control de la eyaculación es el objetivo más común de los hombres que vienen a mi consulta con el objetivo de solucionar “disfunciones” sexuales.

El Primer Aspecto es la Aceptación

Lo primero que requiere el hombre que quiere mejorar en el control de la eyaculación precoz es: Aceptación. Aceptar su psicología, forma de funcionar, hábitos adquiridos, miedos, resistencias, etc.

La primera dificultad para aceptarlo está en el propio lenguaje y el tratamiento dado por el sistema social. El lenguaje refuerza la tesis de que existe un “problema”, al acudir a una “consulta” (lugar donde se tratan los problemas) de un especialista en tratar “problemas”, enfermedades y disfunciones. El propio lenguaje hace imposible la aceptación. La sociedad considera ciertos comportamientos como normales y otros como anormales y establece que éstos últimos deberían ser tratados.

Por lo tanto, haríamos bien en cambiar las palabras para referirnos al control de la eyaculación, y dejar la eyaculación precoz en el olvido, por no hablar de cambios en la forma de interpretar la salud en nuestra sociedad.

¿Pero cómo aceptar algo que no aceptamos? En primer lugar, aceptando que no aceptamos…

En segundo lugar, encontrando una interpretación coherente, que realmente aceptemos. Ésta podría ser un buen ejemplo:

Gracias por interesarte en mejorar el control de tu eyaculación. Es un objetivo que te honra: Indica tu intención de mejorar el control de ti mismo, para obtener más placer y también darlo a otras personas. Mejorando tu control en la eyaculación, vas a mejorar muchos aspectos importantes de tu ser: tu humildad, tu voluntad, tu control en general, tu entrega a las demás personas… ¡Es un regalo divino que tengas éste proyecto para tu ser! Sería difícil encontrar una práctica mejor para crecer como persona. No dudes de que vas a mejorar tu control en la eyaculación. Por supuesto, como en todas las habilidades, se consigue mediante práctica.

Segundo aspecto: Práctica

Junto a la toma de consciencia, la práctica es la forma de aprender y transformarnos. Además al practicar ejecutas nobles actitudes del ser, como poner la atención donde quieras (libertad), la voluntad y la perseverancia.

Prácticas para el control de la eyaculación

Prácticas con masturbación

Considera la masturbación como una meditación en la que tomas consciencia de tus hábitos. Observa tus pensamientos, emociones y sensaciones corporales.

Mastúrbate con la intención de disfrutar, explorar y practicar.

Detén la masturbación antes de llegar a la eyaculación. Practica tu atención a éste momento cercano al orgasmo, sin llegar al punto de no retorno.

Expande el placer y la excitación mediante la respiración, el movimiento y la voz. Cambia de posición, de mano, respira, gime, grita. Encuentra tus propios recursos.

Sigue masturbándote y repítelo cuantas mas veces mejor. Disfrútalo!.

Utiliza fantasías o pornografía si lo necesitas.

Finaliza la masturbación, unas veces disfrutando y expandiendo el placer del orgasmo y la eyaculación lo más intensa y prolongadamente que puedas, utilizando respiración, movimiento y voz. Otras veces simplemente para, y relájate observando y aceptando tu estado de excitación. Permanece así durante unos minutos. Así practicas que el objetivo no es eyacular sino disfrutar de tu poder erótico.

Prácticas con compañera o compañero sexual

Practica sexo sin el objetivo de eyacular u obtener orgasmos, sino de disfrutar, explorar y estar presente.

Utiliza la estimulación genital con manos o penetración oral, genital o anal.

Unas veces se tú quien se mueve, y otras permite que sea tu compañera o compañero quien se mueva. En éste último caso, enfatizad la comunicación.. Pídele siempre a tu pareja que esté relajado/a. Es posible estar muy excitado y relajado.

Parar antes de eyacular. Expandir el placer y la excitación mediante la respiración, el movimiento y la voz. Respira, muévete, gime, grita, habla. Encuentra tus propios recursos.

Seguir cuando estés preparado. Repetirlo cuantas más veces mejor.

Finalizad el juego sexual, unas veces disfrutando todo lo posible del orgasmo y la eyaculación, utilizando la respiración, movimiento y voz para expandir el placer. Otras veces simplemente parar, y relajaros observando y aceptando vuestro estado de excitación. Así practicáis que el objetivo no es el orgasmo ni eyacular, sino disfrutar de vuestra presencia y del placer de explorar y entregarse el uno al otro.

Una forma muy efectiva de practicar el control en la eyaculación precoz es recibiendo un masaje erótico, por parte de un masajista-coach especializado. Así la práctica es literalmente compartida, pudiéndose mostrar e intervenir.

¿Qué más puedes hacer para mejorar tu control?

Te invito a que leas la técnica de masturbación en esta web.

Te recomiendo realizar una primera sesión, donde podremos tratar tus inquietudes.

Si estás interesado en aprender mejorar tu sexualidad, puedes inscribirte a un curso de Sanación y Transformación Personal a través de la Sexualidad, que se realizan periódicamente.

 

Sin comentarios

Publicar comentario

35 − 28 =