Miedo al sexo

Chico joven con Miedo al Sexo que necesita Ayuda

  |   Educación, sexological bodywork, sexualidad   |   Sin comentarios

Chico joven con Miedo al Sexo que necesita Ayuda

Soy un chico joven con miedo al sexo que necesita ayuda. ¿Que tengo que hacer? Intento no darle importancia pero reconozco que me sobrepasa. Mis amigos hablan de sus experiencias y yo sigo la corriente como si no tuviera ningún problema. Pero reconozco que tengo mucho miedo. He tenido alguna experiencia que me ha ido mal, y no ha hecho más que aumentar mi miedo. Miedo a correrme antes de tiempo, a no tener suficiente erección, a tenerla pequeña, a no dar la talla… Va pasando el tiempo y voy esquivando oportunidades. En el fondo tengo muchas ganas. Me masturbo muy a menudo. Me gustaría encontrar la solución.

Es posible que te sientas identificado con este texto. Lo he escrito para llegar a chicos como tu, que sienten miedo al sexo. Yo también me siento identificado. Lo sufrí a la edad de 16 a 20 años. Ahora me dedico a ayudar a personas que, como yo, sufren tanto. Estuve 3 años yendo a un sexólogo. Al final, la solución estaba…en mis manos. ¡Fue tan sencillo! Que durante años tuve la idea en la cabeza de ayudar a tantos chicos que sabía que sufrían en silencio. Pero no es tan fácil, ya que todos somos únicos, y cada cual necesita una ayuda distinta. Después de mi formación, puedo asegurarte que merece la pena que no dejes pasar ni un día más con esta cruz en tu espalda. ¿Quieres disfrutar del sexo? ¿Quieres ser feliz? Está en tus manos.

Aquí te puedo dar unos consejos que quizás sean suficientes. Pero tampoco te hagas ilusiones. Como ya he dicho, todos somos únicos y, aunque compartamos un mismo tema: Miedo al sexo, el cómo lo vivimos, las causas y circunstancias serán distintas.

En primer lugar, hablemos de circunstancias comunes:

Mucha energia

En esta edad lo más normal es tener muchas ganas, y pensar en sexo muy a menudo. La energía está y está hecha para circular. Probablemente te masturbes muchas veces, tengas fantasias, veas pornografía, te fijes en esta y aquella, o este y aquel… O quizás no tan conscientemente, sientas que te falta algo para sentirte bien de verdad, aunque no tengas el sexo en la cabeza, y reconozcas que te estás ocultando algo a ti mismo.

Presión social

Cine, series, redes, cuentos y sobretodo: amigos. El macho explica sus hazañas. Hay que quedar bien. No quieres ser un impotente, o padecer disfunción eréctil, o un pichafloja, tenerla pequeña o patética o un hombre con eyaculación precoz, o ser un maricón u homosexual. Ahora fíjate cómo estas palabras resuenan al leerlas y decirlas -la propia palabra, inventada por los médicos, tiene un efecto perturbador- y cómo resuenan en ti especialmente si te identificas con alguna. ¿Y lo bueno que es el sexo? Sano, satisfactorio, símbolo de mentes libres y abiertas. Y a tu edad, imprescindible. Hay que practicarlo. ¡Si yo tuviera tu edad! La presión es muy fuerte, por todas partes.

¿A quien se lo cuento?

Lo más normal cuando se tiene un problema, es contárselo a alguien. Y aquí es dónde puede empezar el problema. Quizás no te atrevas a contárselo a nadie, por vergüenza, debido a la presión social. Quizás lo hayas contado y el efecto no ha sido bueno: Por no sentirte comprendido. Por darte un consejo inútil: eres joven, ya se te pasará. O por darle mucha importancia o tomárselo a broma: ¿En serio te pasa eso?. Es muy probable que el resultado de contarlo estigmatice la situación, y la empeore. Vivimos en una sociedad que aborda la sexualidad de una forma extrañísima: La promovemos y reprimimos al mismo tiempo, hay cruces de culturas, no se educa porque tampoco hay un criterio único…etc. el problema de siempre. Y las personas que tenemos alrededor son parte de esa sociedad.

El problema de ser un paciente

Contárselo a un profesional especializado en este tipo de problemas parece la solución más adecuada. Es lo que hice yo hace ya muchos años. El problema es que estuve 3 años, casi cada semana yendo al sexólogo. La dimensión de mi problema aumentó notablemente con sólo entrar en la consulta. A partir de este momento yo era un paciente, un enfermo. Estoy satisfecho del resultado final, por todo lo que aprendí. Parece que en esta vida me ha tocado aprender en negativo, aprender que así no funciona. Al final, unas pocas instrucciones prácticas en una sola sesión me dieron la solución. Simple coaching.

La solución: vayamos al grano

En primer lugar, nuestro bienestar y paz interior depende siempre de una cualidad: Aceptación. Tu te ves en esta circunstancia especial como otras personas tienen otras. La aceptación es la virtud más importante para ser felices en cualquier aspecto de la vida.

Pero ya sabemos que no es fácil. hay una parte de la mente que es rebelde y parece que va por su cuenta. Bien, pues aceptemos que no aceptamos. Y mientras trabajemos en aquello que podemos trabajar sin autoengaños como ocurre con la mente y emociones: la práctica corporal.

Aquí cada uno lo suyo

Tu tienes tus experiencias, miedos y creencias particulares. ¿De que se trata? ¿Que podemos hacer dadas las circunstancias?

¿Que es lo que te da miedo? Falta de erección, control de eyaculación, complejos…? ¿Como podemos trabajar con el cuerpo ese miedo?

Joseph Kramer dice que el 70% de los problemas sexuales se resuelven mediante masturbación consciente. La masturbación puedes hacerla de muchas maneras. ¿Estas dispuesto a practicar? Porque se trata de práctica, como todo. ¿Tienes pareja? Si no habrá que buscarla para practicar. Ni te imaginas la de mujeres que estarían encantadas de acompañarte en este viaje de placer. Se pueden hacer prácticas en la consulta, y por supuesto en tu intimidad.

Te puedo ayudar como sex coach y terapeuta especializado en sexualidad. Para vencer tu miedo al sexo y, si quieres, iniciar un viaje al virtuosismo sexual. Los objetivos son tuyos. No es una práctica común acudir a un sex coach, y aquí encontramos otra vez los prejuicios sexuales. pero es lo que funciona.

Te sugiero visitar esta web y a concertar una sesión.

Jordi Oller

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin comentarios

Publicar comentario

9 + = 16